EL CONSUMO DE ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA AYUDA A REDUCIR EL RIESGO DE PADECER DIABETES

EL CONSUMO DE ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA AYUDA A REDUCIR EL RIESGO DE PADECER DIABETES

Cada día se encuentran más evidencias y demostraciones científicas de las bondades de la dieta mediterránea, sobre la salud humana, sobre todo si esta incluye el consumo diario de Aceite de Oliva Virgen Extra.
Investigadores del estudio Predimed, coordinado por el catedrático de la Universidad de Navarra Miguel Ángel Martínez-González han constatado que el efecto favorable de la dieta mediterránea en la prevención del infarto de miocardio y la trombosis cerebral, confirmado en un ensayo anterior, se extiende ahora a la prevención de la diabetes tipo 2.
Los resultados relativos a la diabetes, publicados en la revista Annals of Internal Medicine, provienen de un ensayo clínico con 3.541 hombres y mujeres de 55 a 80 años y de alto riesgo cardiovascular, todos ellos inicialmente libres de diabetes. En el estudio, en el que ha participado también la Universidad Rovira Virgili de Reus, se comprobó que con una intervención dietética para promover la adherencia a la dieta mediterránea se obtenía una reducción relativa del 30 por ciento en el riesgo de desarrollar diabetes, ha informado en un comunicado la Universidad de Navarra.
Esta reducción de riesgo se observó al combinar los dos grupos asignados a dieta mediterránea, y compararlos frente al grupo control que recibía consejos para seguir una dieta baja en grasa.
Los participantes fueron asignados al azar a tres posibles dietas: dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra, dieta mediterránea suplementada con frutos secos, o una dieta control (consejos sobre dieta baja en grasas). El programa de intervención, que incluyó entrevistas personales trimestrales con dietistas, además de sesiones grupales también trimestrales, se mantuvo de media durante más de 4 años, sin utilizar ni dietas hipocalóricas ni programa alguno de ejercicio físico.
Mientras que el grupo que recibió una dieta de frutos secos bajó un 18%, la efectividad fue superior en el grupo que recibía aceite de oliva extra-virgen, con una reducción del riesgo del 40% estadísticamente significativa.
Según Martínez-González, “sabíamos que se podía prevenir la diabetes actuando intensivamente sobre el estilo de vida mediante programas de pérdida de peso y de fomento del ejercicio físico, pero ésta es la primera vez que un ensayo aleatorizado demuestra que también es posible hacerlo solo cambiando el patrón dietético, sin reducción de calorías, ni metas de pérdida de peso o de ejercicio físico”, ha explicado.
Por otra parte, el estudio Predimed intentará demostrar en próximas investigaciones que la suplementación de aceite de oliva en la dieta mediterránea también es útil para el tratamiento de personas con sobrepeso y obesidad.